El tono de voz no es lo que dices, sino cómo lo dices. Esto abarca no sólo las palabras elegidas, sino también su orden o su ritmo. Cuando hablamos de negocios, el tono de voz de una empresa informará a su público a través de todos los mensajes escritos y conversaciones, incluyendo su página web, las publicaciones en las redes sociales, los correos electrónicos, el envasado y también en los videos corporativos y anuncios publicitarios.

“El arte del marketing es el arte de la construcción de marca. Si tu empresa no es una marca, es una mercancía. Entonces el precio lo es todo y el productor de más bajo coste será el único ganador.”

¿Por qué es tan importante el tono de voz?

El tono de voz es el primer canal que expresa qué gente hay detrás de la marca

La cita anterior nos dice que no se trata sólo de lo que hace una empresa, sino el como lo hace, eso es lo que crea una marca. El tono de voz encarna y expresa la personalidad de la marca y su conjunto de valores. Las personas que componen la marca, las cosas que los impulsan, sus amores y odios, y lo que quieren compartir con el mundo.

Nuestro tono de voz nos diferencia de la competencia

Toda marca debe ser distintiva, única y reconocible. Esto puede parecer una tarea difícil hasta que se entra en juego el tono en la comunicación. Todos nosotros empleamos el lenguaje – hablado y escrito – a nuestra propia manera. Por supuesto, la cultura y el dialecto son los factores más importantes en dictaminar el enfoque y uso de las palabras. Pero más allá de estos, cada uno tenemos nuestras propias idiosincrasias, expresiones favoritas, inflexiones, ritmo, calidez y otros factores que nos hacen únicos.

Fomenta la confianza

Algunos libros sobre como ser alguien influyente nos dicen que hay un fuerte vínculo entre la familiaridad y la confianza. Algo familiar requiere poco esfuerzo para procesar mentalmente, por lo tanto somos más propensos a sentirnos a gusto. Teniendo ésto en cuenta, una empresa debe ser coherente en su uso de la lengua para que su escritura se convierte en familiar para el cliente. Crear y usar un tono específico de voz que empatice con nuestro público objetivo, entonces, juega un papel crucial en ello.

Se puede utilizar para influir y persuadir

Como dijo una vez la escritora estadounidense Maya Angelou, “La gente no siempre recuerda lo que dices o lo que haces, pero siempre recuerda cómo los hicistes sentir.”

A menudo, la forma en la que decimos las cosas tiene mayor importacia que lo que decimos en sí. La gente puede ser muy sensible al idioma, formando impresiones de la gente tan pronto como empiezan a escuchar o leer sus palabras.

Con un ejemplo todo se ve más claro

  • Disculpe, ¿me podría prestar un momento su pluma?
  • ¿Me dejas tu pluma?
  • Pásame esa pluma.

Las palabras elegidas con cuidado se pueden utilizar para persuadir o influir en una audiencia. Por ejemplo, las marcas orientadas a jóvenes utilizan un lenguaje moderno y coloquial para conectar con los chavales. En cambio, las empresas de financieras buscan un lenguaje formal, usando tecnicismos propios de la jerga que le doten de cierta superioridad y den seguridad al cliente final.

Resumiendo, no es lo que dices y sí como lo dices. Y tu empresa ¿está utilizando el tono de voz apropiado?