Cuando las ventas se resisten lo más común en todos las empresas, y la PYME no es una excepción, es echar mano de las herramientas que el marketing ofrece. Una de estas herramientas, quizás la más conocida, es la publicidad.

La publicidad puede aportar a tu negocio beneficios más allá de los económicos, algunos de ellos son:

  • Te da visibilidad, haciendo que te conozcan
  • Te ayuda en el posicionamiento de tu marca
  • Recuerdas a los que ya te conocen que sigues ofreciendo productos o servicios
  • Mejora la reputación y la credibilidad de tu empresa

Claro está que no toda la publicidad tiene la misma repercusión y es ahí donde entran factores claves como la claridad del mensaje, la creatividad, el componente emocional que evoque, así como el lugar y el momento de su exposición al público.
Dejando a un lado estos factores, si que hay ciertos hitos que se deben tener claros en la PYME a la hora de hacer publicidad. Con ellos maximizaremos el potencial de la acción publicitaria a la vez que minimizaremos sus costes.

  1. El objetivo tiene que ser claro. Menos es más, también en este caso. Si hacemos que la audiencia se pierda en un mar de mensajes creas confusión y no posicionas ninguna idea en concreto. Si quieres vender un nuevo producto o servicio a tus ya clientes hazlo, pero no caigas en el error de lanzar mensajes de venta para todo el mundo y con múltiples fines; nuevos posibles clientes, clientes existentes, bondades de tu empresa, mix de productos, etc… Es mucho mejor segmentar los mensajes y aprovecharlos en futuras campañas.
  2. Habla donde tus clientes te escuchan. Radio, TV, redes sociales, buscadores, eventos… Cada día son más los canales para entrar en contacto con tus posibles clientes. Haz un buena selección de estos medios teniendo en cuenta variables como la inversión, la posible audiencia en números, las horas a las que se expondrá dicho mensaje y la predisposición de estos a recibirlo. Una buena definición del cliente objetivo (target) nos dará mayor fiabilidad a la hora de elegir el canal.
  3. Haz una buena propuesta de valor. El mensaje debe ofrecer algo valioso para tus posibles clientes. Claramente tienen que ver la ventaja de elegir tu producto o servicio y conocer que necesidad va a satisfacer.
  4. La llamada a la acción (CTA). No envies mensajes por mandar. Piensa en la respuesta a ese mensaje e incita a que tomen acción. Una llamada, una visita, un correo electrónico… No te olvides de tener preparado todo para cuanto esa acción se realice.
  5. Mide el impacto que ha tenido tu publicidad. Es clave conocer el alcance que ha tenido la campaña y si es posible el retorno de la inversión (ROI). Con estos datos en la mano sabremos donde se puede mejorar de cara al futuro.

Estas son algunas de las claves para una publicidad efectiva, si aún no lo tienes claro, no dudes en contactar con nosotros y pondremos nuestro granito de arena para que tu PYME reactive y mejore las ventas. No olvides que la publicidad no es solo para las grandes corporaciones y empresas.